La Camisa y Las Rayas, Breve História

Torres Moda, 09 de Mayo de 2019

 

Una de las prendas imprescindibles en el armario de un hombre es la camisa. Seguro

que tienes o has tenido alguna, incluso, puede que tengas pensado comprarte una

para la boda o la comunión a la que te han invitado a final de mes. También puede 

ser que la lleves a diario por tu trabajo y tengas un buen surtido de ellas.

En cualquier caso, no dejes de tener, como fondo de armario, una en color liso y otra

en cuadrosY si buscas novedad, y no tienes ninguna, te proponemos las rayas.

Las Rayas y Las Camisas

Llevan cómo tendencia varias campañas, pero este verano han venido con ganas

de quedarse.

Las Rayas y Las Camisas 

Siempre han estado en el armario de nuestros padres y tuvieron su gran

momento. Hasta que todos quedamos un poco saturados de tanta raya y se quedaron

las más discretas como fondo de armario o para el trabajo para llevarlas con traje.

 Las Rayas y Las Camisas

 

En el comienzo de las camisas, finales del siglo XIX en Inglaterra, se ponían por la

cabeza ya que se consideraban como ropa interior y solo quedaba a la vista el cuello.

Es por ello que, antiguamente, no estaba bien visto que un hombre se quedara en

mangas de camisa en presencia de una mujer. Incluso aún existe el protocolo de no

quitarse la chaqueta en grandes eventos. El color siempre era blanco, signo de

distinción ya que era la gente adinerada la que podía permitirse lavarla a menudo 

para  mantenerla limpia. Por ese motivo, utilizaban cuellos postizos, así no había

que lavar la prenda entera cada vez. Incluso, cuando aparecieron las camisas en 

en colores más oscuros, la alta clase social seguía utilizando los cuellos y puños de

color blanco como signo de distinción.

 

Según Michel Pastoureau el inicio de las rayas en las vestimentas tuvo lugar con el

regreso a Francia del Rey Luis IX tras cuatro años de fallida cruzada por Tierra Santa,

dónde conoció a algunos discípulos de la orden carmelita, monjes mendicantes que

vestían unas capas rayadas homenajeando la capa chamuscada que el profeta Elías

lanzó desde el carro de fuego que lo llevó al cielo. En el verano de 1254, el rey junto

con los monjes volvieron a Francia. Sin embargo, éstos fueron recibidos con burlas

e insultos debido a sus capas rayadas. A pesar de la insistencia de los diferentes Papas,

pasaron muchos años hasta que los monjes accedieron a cambiar su hábito rayado por

otro de color blanco. Fue entonces cuando empezaron a obligar a usar la ropa rayada

a indeseables clases sociales como leprosos, herejes, prostitutas, criminales, traidores,

incluso payasos y malabaristas. Era una manera de distinguirlos y apartarse de ellos.

Con el Renacimiento, las rayas tuvieron un ligero respiro. La revolución Francesa y los

norteamericanos cambiaron la perspectiva sobre las rayas, que empezaron a  

considerarlas símbolo de libertad. Aun así, hasta bien entrado el siglo XX las rayas 

eran para el atuendo de los presos.

 

En 1858, la Armada Francesa estableció como uniforme para sus marineros un pantalón

de pata ancha, una camisa blanca con cuello azul, un abrigo corto de lana y un jersey

de rayas que permitiría visualizar mejor a los marineros en alta mar. Este jersey debía

tener 21 rayas (una por cada victoria de Napoleón Bonaparte) en el pecho y 14 ó 15 en

las mangas, con un grosor de 1 cm las azules y 2 cm las blancas.

 La Camisa y Las Rayas, Breve História

 

En 1917, Coco Chanel introdujo las rayas en su colección náutica revolucionando la

historia de la moda

 La Camisa y Las Rayas, Breve História 


Camisa rayas de Yellow Skin

Camisa De Yellow Skin

Ver producto
Camisa rayas amarillas de Yellow Skin

Camisa de Yellow Skin

Ver producto
Camisa rayas anchas de Yellow Skin

Camisa de Yellow Skin

Ver producto
Camisa blanca con rayas de Yellow Skin

Camisa de Yellow Skin

Ver producto
Política de envios y devoluciones

Torres Moda

  Calle Trovador 71,
Puerto de Sagunto, 46520, (Valencia)

  96 267 03 03

  644 711 733